Seis ciudades chinas dominan ventas globales de autos eléctricos

Luego de tratar durante dos años de obtener una licencia para un auto a gasolina en la lotería bimensual de Pekín, Gary Zhong renunció y compró el vehículo eléctrico Qin EV300 de BYD Co., que cuenta con el respaldo de Warren Buffett.

“No había otra manera”, dijo Zhong, que tiene 31 años. “Habría esperado eternamente para conseguir una licencia para un auto a gasolina, pero ahora mi VE me resulta muy útil para trasladarme al trabajo”.

Zhong ilustra el temprano éxito que tiene China en la adopción de los vehículos eléctricos en lugar de los automóviles a gasolina. Si bien los compradores de autos en China –y en todas partes- siguen prefiriendo por amplia mayoría los motores de combustión interna, las políticas de palo y zanahoria del país contribuyen a crear nuevas oportunidades para fabricantes locales como BYD y BAIC Motor Corp., así como para rivales globales como BMW AG y Tesla Inc.

Las ciudades chinas que instrumentaron restricciones a los autos a gasolina representaron el año pasado el 40% de las ventas de autos eléctricos del país, que sumaron 579,000, y el 21% de las ventas mundiales de VE, según un informe de Bloomberg New Energy Finance.

Las ventas en Pekín, Shanghái, Shenzhen, Tianjin, Hangzhou y Guangzhou crecen a un ritmo de dos a cuatro veces el promedio nacional, y las compras de particulares –comparadas con las gubernamentales y las de servicios de viajes- tienen un nivel más alto que en cualquier otro lugar.

El precio de lista de un auto eléctrico –el del Qin EV3000 es de unos US$ 37,000- suele superar el de los autos a gasolina en China, pero comprar un VE tiene sentido cuando se tienen en cuenta las dificultades para obtener un vehículo con motor de combustión interna.

“Las restricciones municipales han impulsado las ventas de VE en China”, dijo Nannan Kou, de BNEF en Pekín, uno de los autores del informe. “Las compañías automotrices en China sin duda tienen que priorizar las ciudades con restricciones en términos de avisos, campañas de ventas y relaciones con el gobierno”.

Obtener una patente para un auto a gasolina puede llevar años a través de una lotería –que se realiza mes de por medio en Pekín a partir de febrero- o costar más de US$ 14,000 en una subasta mensual en Shanghái. Una licencia de VE es gratis y por lo general se la consigue mucho más rápido.

Aún falta mucho para que las ventas de autos eléctricos superen las de vehículos a gasolina: los VE representaron alrededor del 2% de las ventas de autos de pasajeros de China el año pasado, según la Asociación de Fabricantes de Automóviles del país. En comparación, su participación en el mercado global es de menos de 1%, dijo BNEF.

Fuente : Seis ciudades chinas dominan ventas globales de autos eléctricos – Diario Gestión

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *